Institucional

Misión

El Movimiento Cubano Reflexión, como su nombre lo indica, tiene la misión de con sus estrategias de campañas y la filosofía de la NOVIOLENCIA, mover a la reflexión y con ello a la movilización ciudadana. El totalitarismo comunista aplicado sostenidamente ha logrado lo siguiente: dependencia, miedo, pasividad y doble moral, (también entre otras cosas, escases crónica y un atraso en todos los órdenes). En consecuencia este pueblo está urgido de un movimiento revitalizador del tejido social, que el MCR pretende impulsar, lo cual implica el rescate del ciudadano.

La implementación de un gigantesco estado que lo engloba todo: Sociedad política, sociedad civil y economía; regenteado por un partido único, en la cúpula del cual y con todos los hilos del poder, usufructúa un caudillo inamovible; fórmula esta que resulta en la variante más letal de la Libertad y la Democracia. Lograr el traspaso de poder del Estado-Partido Único (opresor, corrupto e ineficiente) a la sociedad civil y a un gobierno subsidiario está entre las metas más preciadas del MCR.

No apostamos por una solución reformistas que se implemente desde la cúpula, pues conocemos y hemos sido víctima de la gran vocación totalitaria de la jerarquía cubana. La variante insurrección-derrumbamiento o colapso, estaría asociada a un vacío de poder y de sociedad civil de consecuencias nefasta para la nación cubana y por tanto la recelamos. Somos portadores de la filosofía de la NOVIOLENCIA la cual tiene entre sus enunciados esenciales la tercera vía, o sea, la creación de un movimiento de sociedad civil de tal contundencia que produzca una presión desde abajo que obligue y/o haga fuerte a los actores pragmáticos, realistas, reformistas y lamentablemente hasta oportunistas que habitan en las diferentes instancias del poder. Una dinámica de cambios de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo está en nuestro horizonte. En otras palabras, queremos propiciar una transición exitosa del totalitarismo hacia la democracia.

La experiencia de las transiciones en América Latina y sobre todo en el centro y este de Europa, con sus Revoluciones de Terciopelo, son una inspiración para nosotros. Nuestro desafío es hacer una asimilación crítica de estos procesos renovadores y encontrar una eficaz variante cubana. Cuba es una cuenta pendiente en el concierto americano: ¡Ayúdennos!

Estrategia de lucha para la Oposición Democrática Cubana

La espontaneidad aunque tiene algunas ventajas, es disfuncional para desarrollar una técnica de lucha de probada eficacia: LA NOVIOLENTA ACTIVA. El régimen nos distrae con maniobras para que nuestros esfuerzos se dispersen y en consecuencia no hagan avanzar nuestra causa. Trazar un curso de acción que nos permita transitar del totalitarismo y la planificación central hacia la Libertad y la Democracia es una necesidad inaplazable. La implementación de un plan estratégico general consistente en realizar una serie, en distintas etapas, de actividades y estrategias de campañas menores, orientadas a crear una dinámica de cambios que nos permita la materialización de un Nuevo Proyecto de Nación es condición sine qua non. La conquista de objetivos mayores va a estar determinado por el haber transitado un camino desde lo más simple.

Solamente si las realidades de la lucha han cambiado radicalmente (y no por cualquier cosa), es que se podría hacer un nuevo plan estratégico. Eso sí, el buen estratega debe oportunistamente aprovechar las brechas que se presenten y llevar a cabo operaciones tácticas (el nuevo objetivo táctico no debe apartarse de la estrategia en cuestión) para asestarle golpes contundentes al oponente.

Lo anterior es consistente con lograr tres aspectos esenciales: involucrar a la población en pos de luchar por sus derechos y reivindicaciones, lograr la UNIDAD EN LA ACCIÓN de la Oposición Democrática Cubana y saber qué hacer en el corto, mediano y largo plazo.

Además de desarrollar un pensamiento estratégico-táctico, la Oposición Democrática Cubana, debe apropiarse de una filosofía que contenga unos presupuestos que contribuyan a: dar cohesión a sus partidarios, sirvan para determinar qué tipo de influencias y presiones se van a ejercer sobre el oponente, nos proporcione un simbolismo que contribuya a hacer posible el jiu jitsu político, determinar en cualesquiera de los casos si se va actuar o no, cuándo y cómo y evite la exacerbación del escenario nacional.

La filosofía del amor y la NOVIOLENCIA superan con creces a la guapería política y el desprecio al otro. No solamente la estrategia que desarrollemos debe garantizar una transición sin posibles regresiones en el futuro a otras formas de autoritarismos, sino a legarles a las futuras generaciones una Cuba tolerante, con justicia y que las personas con su propio esfuerzo puedan desarrollar todas sus potencialidades.

La filosofía que proponemos es la que desarrolló el Dr. Martin Luther King: síntesis de las tres iglesias históricas de la paz, Toreau, Tolstoi y especialmente Gandhi. La misma no es ajena a nuestra nuestro acervo de pensamientos, pues el ideario Martiano tiene muchos puntos de coincidencia con ella. Esta tradición, si la potenciamos, está llamada a dotar a la Nación Cubana de las herramientas para enfrentar la resolución de los conflictos, en lo delante, de forma cualitativamente mucho mejor.

Según Gene Sharp en “De la Dictadura a la Democracia…”el desarrollo de un plan estratégico responsable y efectivo, depende de la selección y formulación minuciosa de la gran estrategia, las estrategias de campañas, las tácticas y los métodos. A continuación esbozaremos dicho plan estratégico.

A saber, la selección de los objetivos entorno a los cuales se conciben las diferentes estrategias de campañas, orientadas a conquistar el objetivo de la Gran Estrategia es esencial para la articulación del plan, y les propongo para que sometan a debate los siguientes:

1) Ratificación de los Pactos de la ONU con reformas al menos parciales de la constitución y las leyes complementarias (aquí los DD HH adquirirían rango constitucional y legal), Cese de la represión muchas veces violenta contra la Oposición Democrática Cubana, Reconocimiento legal de los grupos contestatarios y Libertad para los Presos Políticos.

2) Exigir el adecentamiento de la burocracia, lo cual pasa por la inclusión en una página de INTERNET de todas las cuentas públicas, así como una verdadera rendición de cuentas.

3) Ejercer los DD HH, que deben estar consagrados al menos teóricamente en el entramado legal, y poner a prueba la no exclusión de los pacíficos opositores en la vida pública:

-Participar en los procesos electorales, una vez que haya un Tribunal Electoral Nacional (y todas sus dependencias), imparcial, de composición plural y que todo el sistema sea sometido al escrutinio internacional.

-Exigir la desarticulación de los sindicatos gubernamentales y en consecuencia se convoquen a la formación de entidades alternativas y libres.

-Presentarse masivamente, las diferentes organizaciones, a solicitar ser incluidos en el registro de asociaciones.

-Presentarse en las instancias deliberantes y que toma decisiones y exigir ser tenidos en cuentas.

4) Si se determina que la agenda social debe ser incluida, exigir mejoras salariales, de los medios de protección físicas, del comedor y el trasporte obrero en centros de trabajos o en todo un ramo.

5) Exigir que las diferentes iglesias tengan acceso a los medios de difusión masiva, a la formación de escuelas, de clínicas y redes asistenciales. La eliminación del Consejo Nacional de Iglesias, verdadera corporación al servicio del sistema.

6) La autonomía universitaria, la despolitización del proceso docente educativo, y la desmilitarización de la enseñanza.

Los 198 métodos de lucha NOVIOLENTA que propone Gene Sharp están divididos en tres secciones: Protesta y Persuasión, No Cooperación e Intervención NOVIOLENTA. Teniendo en cuenta el poder absoluto y relativo de los participantes en este conflicto, la Oposición Democrática Cubana, está en capacidad de usar en este momento los de Protesta y Persuasión y algunos otros. Eso es: periódicos, revistas, audiovisuales, volantas, octavillas, pancartas y banderas, presentarse en instancias gubernamentales y reclamar derechos y libertades, recoger firmas y pronunciar discursos, hacer debates sobre temas de interés, cursillos de preparación, presencias públicas arengando, teatros de guerrillas, ayunos, huelgas de hambre, procesiones religiosas, pequeñas marchas y desfiles etc.

Preferentemente, el accionar cívico en las calles se debe hacer usando el factor sorpresas y en comandos de hasta 10 activistas. Las diferentes operaciones tácticas, que están destinadas a llevar a la práctica cada una de las campañas, deben realizarse con el concurso de uno o más comandos. Las alianzas tácticas son necesarias y están destinadas a asestarles golpes contundentes al oponente. Los que van a participar deben estar entrenados en el uso de los medios de lucha NOVIOLENTOS y saber discernir, en el fragor de la lucha, como sacar el máximo de ventajas con los medios disponibles.

Después que una representación de todo el arco de la Oposición Democrática Cubana consensue el Plan Estratégico, se debe elegir una dirección colegiada con distribución geográfica, para que se haga cargo de la dirección de La Gran Estrategia. Estos deben acordar e implementar lo siguiente: frecuencia de las reuniones de seguimiento, cómo se tomarán los acuerdos y el procedimiento para el cumplimiento de los mismos, que tipos de comunicación establecerán entre ellos y con los de la resistencia, que modelo pondrán en funcionamiento para reflejar los resultados que se vayan obteniendo, con la máxima de que lo que se puede medir se puede mejorar y muchos otros temas. Ninguno de los acuerdos tomados puede apartarse de la estrategia de campaña.

La creación de un centro de comunicación con el propósito de brindar información a las instituciones pertinentes del régimen, a la prensa internacional y al pueblo de Cuba. Evitar caer en exageraciones y reclamaciones infundadas pues mina la credibilidad del movimiento.

La creación de los llamados grupos específicos para realizar las tareas generales, como por ejemplo: actividades constructivas en lo económico, social y cultural. Estas aumentan el campo de acción y prepara a los de la resistencia para asumir los desafíos de la lucha. Una escuela para el aprendizaje de los modos operacionales y la naturaleza de la Lucha Cívica NOVIOLENTA es esencial para los activistas.

Existe una dependencia estructural del movimiento contestatario cubano de la ayuda externa. La determinación del monto de esta, como se hará llegar, de que formar se asignará los más eficientemente posible, el modelo empleado para transparentar en que se ha usado la ayuda, quienes van a ser las instituciones encargadas en el exterior de canalizarla y/o donarla y en qué manera podemos constatar que es limpia e incondicional son algunos de los aspectos a tener en cuenta. Hay que ser cautelosos con la información que se brinde de estos aspectos pues el régimen puede sacar partido de ello. Esperamos que de esa reunión salgan todos esos acuerdos.

Como consecuencia de más de medio siglo de sometimiento, el pueblo cubano ha adquirido hábitos de obediencia, que tiene cuatro dimensiones fundamentales: pasividad, doble moral, miedo y dependencia. Para potenciar la Lucha Cívica NOVIOENTA, las acciones iniciales deben ser percibidas por la comunidad de poco riesgo, como por ejemplo protestar por la falta de agua potable (el pueblo tiene valorarnos como sus defensores). También actos simbólicos de no cooperación limitada y temporal, depositar una ofrenda floral en un lugar de referencia etc. El objetivo no solamente es corregir un malestar específico, sino convencer a la comunidad que ellos tienen unos DD HH que pueden ejercer. Nosotros proponemos como objetivos estratégicos a conquistar inicialmente los referidos anteriormente en el inciso 1), pero estas acciones se harían preferentemente al inicio y paralelamente.

En otra etapa superior se puede implementar la Resistencia Selectiva, eso es, concentrar los esfuerzos y recursos, que siempre son pocos, en una campaña (salvo algunas excepciones, que pueden ser dos o tres) y una vez conquistado el objetivo estratégico en cuestión, se acomete el lanzamiento de otra campaña y así sucesivamente. Después entraríamos en la etapa de la no cooperación y el desafío político masivo. La secuencia de pluralización, liberación y finalmente implementación democrática, que pueden superponerse en determinados momentos, nos dan una visión de por donde debemos transitar.

Debemos privilegiar una estrategia, obviamente guiada por la filosofía de la NOVIOLENCIA, donde los grupos y personas que apoyan al régimen se mantengan neutrales, o en el mejor de los casos, se incorporen a la causa de la Libertad y la Democracia. De no lograr eso las posibilidades de éxito nuestras serían casi nulas. Toda la dinámica de cambios debe estar orientada a que la Nación Cubana sienta que es necesario y posible un nuevo replanteo, y en consecuencia se convoque a una asamblea constituyente y con ello el advenimiento de una nueva república.

El MCR no privilegia un colapso del régimen (también lo creemos muy poco probable en el corto y mediano plazo) pues este escenario está asociada a la guerra civil y su hermana gemela: una intervención militar extranjera. Nosotros tenemos como referente a las revoluciones de terciopelo de Europa del Este y muy en especial a lo sucedido en Polonia. LA PAZ SOCIAL Y LA RECONCILIACION NACIONAL le son muy necesarias a la Nación Cubana de cara a la consolidación democrática y de una economía de mercado que genere riquezas y oportunidades para todos. La pauta no deben marcarla las mentes calenturientas, si es que la hubieran, sino los hombres y mujeres que estén dispuestos al sacrificio sin pensar en venganzas en aras de alcanzar nuestra preciada meta de la Libertad, Prosperidad y Democracia.

Publicaciones recomendadas